martes, 30 de marzo de 2004

Bertoni


"Dinero
si lo pienso
todo el tiempo
lo que más quiero es dinero
quiero libros
y los libros cuestan dinero
quiero compactos
y los compactos cuestan dinero
quiero una casa para vivir contigo
y una casa cuesta dinero
quiero un taller para mis esculturas
y un taller cuesta dinero
quiero un impermeable
y un impermeable cuesta dinero
quiero un auto para sacarte a pasear
y un auto cuesta dinero
quiero que vayas a la Universidad
y la Universidad cuesta dinero
quiero que comas bien
y la comida cuesta dinero
quiero que viajes a Tánger
y viajar cuesta dinero
te quiero a ti
y tú quieres dinero.
¿Qué más puedo querer
si no es dinero

¡eres una endomorfa!"
(Del libro "De vez en cuando").






"MI MADRE Y YO
Llevamos una vida
perfectamente triste
y tranquila.
Yo voy de compras
ella cocina
y yo lavo las ollas.
Vemos televisión
desde las dos de la tarde
hasta la una de la madrugada
haciendo intermedios para comer y orinar.
De noche aseguro las puertas
apago las luces
y vuelvo a mi pieza
no sé si desvestirme
y tampoco me decido a leer ni hago abdominales
no tengo ánimos para pensar en nadie
y sentado al borde de la cama
siento nostalgia del tiempo
en que solía masturbarme.

IX - 1972"
"ES PRIMAVERA
Hace frío
y cierro una
ventana
-con cuidado-
para que un
heladero
(que toca debajo
una campana)
no crea
que lo rechazo.

1970"
"16/7/97
..... "Si nacieras otra vez, deberías andar despacio
aún en apegarte a tu madre".
..... ( C. Pavese).

si yo naciera de nuevo
sería tu marido
y no el triste huevón gemebundo
que ahora soy."

"Yo aceptaría el amor si fuera algo derecho y delgado, algo vertical y ascendente. Y seco, sobretodo seco. / Y por supuesto mudo".


Grande Bertoni

Mel Gibson o el lado oscuro de la fe


Por Pilar Rahola
"Él mismo, con sus manos, según ha explicado, ha matado a unos cuantos corderos para saber como "chillan" antes de morir y cómo son los últimos instantes, el último momento, de la vida.
Lo llama "Pasión", pero los que no pertenecemos a sectas regresivas, ni practicamos una fe preconciliar- que niega cualquier avance de la Iglesia
Católica en los últimos doscientos años: Aquellos, pues que creemos en el entendimiento interreligioso y no en el enfrentamiento, y que no consideramos al The New York Times y el The Angeles Times periódicos anticristianos (calificados así por Gibson, después de haber criticado su película ), en definitiva, los que creemos que Gibson es un fanático obseso y enfermizo, no llamamos pasión a la muerte. Como tampoco llamamos Historia a lo que es simplemente prejuicio, ni fe a la intolerancia.

Lo primero que me atrevo a decir de la película que está inundando a los sectores más "ultras" de la Iglesia americana ( solamente decir que en un Multicine de Dallas han reservado 20 salas a la película); y que promete un resurgir de los instintos más fanáticos, es que no podemos tomarlo en broma. Mel Gibson no ha hecho mucho más de que lo que han hecho, a lo largo de los siglos, los promotores del odio y del enfrentamiento; pero lo ha hecho con la fuerza de su carisma estelar, el poder de Hollywood y una campaña de marketing que para sí habrán deseado los artífices de la Inquisición.

El Presidente de la Antidifamation League, Abraham Forman, ha recordado que habrá más gente que verá esta película en tres meses que la que siguió la pasión durante siglos en Europa. No estamos pues, frente una película más, ni delante de un acontecimiento inofensivo e irrelevante. Nos encontramos delante de una campaña de propaganda intolerante, la manipulación histórica de la cual es tan perversa como perversa es también la finalidad que la inspira: aumentar la fe de la gente, no a través de la experiencia espiritual y la bondad, sino a través del enfrentamiento, el gusto por la sangre y la cultura de la muerte.


lapasion2



Gibson no es un creyente. Gibson es un ideólogo fascista que usa, manipula y abusa de Dios. Primero, el antisemitismo. No entraré en la aberración histórica de la película, aunque la cantidad de especialistas católicos que la han denunciado es muy notable. Lejos del documento Nostra Aetate del Concilio Vaticano II de 1965, en que se repudiaba con contundencia la acusación de "pueblo deicida" que había justificado durante siglos las persecuciones y las matanzas de judíos, Gibson vuelve a planteamientos medievales, de esta manera dibuja masas de judíos enloquecidos que gritan que maten a Jesús, cuando la mayoría de expertos dicen lo contrario: "Jesús fue encarcelado a escondidas, justamente porqué era muy popular", asegura la experta en textos bíblicos Paula Frediksen de Boston.

Incluso la Conferencia Episcopal de Estados Unidos ha repudiado la imagen vacilante y timorata de Pilatos, en la que se lo muestra casi como un servidor de la causa judía. Más cuando, todos los historiadores de la época hablan de un Pilatos sanguinario y cruel, y para eso solamente nos basta una referencia histórica: durante la ocupación se llegaron a crucificar cerca de 300.000 judíos. La escena en que María Magdalena intenta salvar a Jesús, finalmente capturado por el Sanedrín, es literalmente una invención, que no existe en ningún texto. "Nunca hubo muchos judíos chillando -cuenta la experta María Roy-. Solamente los romanos crucificaban, y lo hacían masivamente contra los judíos" y Jesús era judío.

¿Estamos frente un hecho simple de manipulación histórica, como tantos otros que hay en la ficción?. Lo estaríamos si el concepto deicida no hubiese perseguido, torturado y matado todo un pueblo durante siglos. Lo estaríamos sino hubiésemos llegado nunca a la estación final del horror: Auschwitz. Lo estaríamos si , a través de la fe fanatizada, no se hubiese manipulado la sociedad, ni se hubiese alimentado la intolerancia. Lo estaríamos si la historia de persecuciones, en nombre de Dios, no hubiese sido la tragedia que fue. Sin duda, dado el enorme poder que comporta, la película es la mentira antisemita más importante desde los panfletos de Goebbels. Igualmente poderosa, igualmente nociva.

Segundo, la fe. Aun dejando de lado la cuestión antisemita, la película rinde homenaje a lo peor que puede tener la figura de Jesús, dejando de lado las cuestiones vinculadas a la nueva cultura que representó. No podía ser de otra manera de la mano de un personaje retrógrado, vinculado a los sectores más ultraderechistas americanos. Gibson no se interesa por los ideales de libertad que Jesús representó, ni por sus ideas de justicia, enfrentadas al imperio romano opresor, bajo el cual estaba sometido su pueblo.

No le interesan los derechos que formula, ni el respeto por el ser humano, ni la mejora social como necesidad moral. Solamente le interesa la sangre, el chillido el sufrimiento, la locura, la muerte. En consonancia con los sectores religiosos que castigan el placer y aman el dolor, que menosprecian la vida y adoran la muerte, que dejan de lado la justicia terrenal y solamente se interesan por el castigo, la condena y el sacrificio, Mel Gibson construye una apología de la muerte. El Jesús que muere le interesa más que el Jesús que vivió. Estoy segura que algunos sectores del integrismo islámico aplaudirán la película.

Malos augurios. Tiempos de fanatismos retornados, de intolerancias resurgidas, de dioses despóticos, de pueblos condenados, de vuelta a la inteligencia de las cavernas. Malos tiempos para la razón. Malos tiempos para entender las grandes, pesadas y dramáticas lecciones de la historia."
Traducido del catalán por Jaim Grau.
Otra lúcida crítica al artefacto discursivo de Gibson cliqueando aqui
Gentileza de mi amigo Jorge Suez

lunes, 29 de marzo de 2004

Mis amigos se casan y yo me tituló de solterón

"Tengo 33 años, la edad en que Jesucristo fue crucificado, y contemplo cómo la mayor parte de mis amigos y amigas se han adelantado al maestro en el martirio, se han casado. No los culpo, yo he tratado ya tres veces de hacer lo mismo. He comprado anillo, me he tragado la saliva y el sentido del ridículo, y me he arrodillado delante de distintas damas pidiéndoles sus blancas manos. Recibí las tres veces como única respuesta una sonrisa y un "pero Rafael, si tú no quieres casarte". Y claro que no quiero, pero uno no se casa porque quiera, sino porque debe y porque después de una cierta edad los amigos a los que uno llama a las dos de la mañana y con los que puedes ir al cine a no decir nada a las tres de la tarde, cada vez son menos. Como también escasean las amigas libres de compromisos que te dejan mirar sus escotes por compasión a cambio de que escuches los pormenores de sus sordas citas a ciegas.

¿Cómo explicarle a la chica que cortejas que más que el amor y las ganas de morir juntos (lo que es absurdo, ya que uno siempre muere solo), lo que me hace pedirle matrimonio con más ardor es contemplar que de la soltería se va pasando a la soledad?

Los solteros treintones de Chile somos un contingente solidario de náufragos nadando sobre pequeños rastros de verdad, aislados en un mar de hijos y jardines infantiles. Y cuando uno de nosotros parte (y este trimestre se me van dos de los más queridos e irreductibles), la alegría de que el amor se lo lleve a fundar la familia que se merece se junta con la tristeza de contemplar que uno va pasando de actor a espectador de la vida. Entonces no nos queda más que el premio de desconsuelo de ser el amigo soltero que las esposas de los amigos intentan emparejar con las solteras o separadas de turno. ¿Y de qué podemos hablar con ellas a no ser de nuestras derrotas mutuas?

La corbata y los zapatos brillantes con que alhajamos para las bodas nuestros cuerpos llenos de chocolates y horas perdidas de televisión, ya no son, como ocurría años atrás, un gracioso disfraz de caballero. A estas alturas el espejo nos devuelve el reflejo de nuestros abuelos o padres, esos que eran dioses para nosotros. Y yo, en cambio, no soy el dios de ningún hijo, de ningún nieto. Yo soy la isla, Róbinson y Viernes al mismo tiempo.

En un país en que nada se piensa y nada se medita, la soledad es vista como una condena. Y el soltero se va transformando en el símbolo vivo de que hay algo peor que el matrimonio. Por eso nos ciudan y nos miman. Los solteros somos los portadores de esa verdad que nada borra: nacimos solos y morimos solos, el resto son accidentes. Claro que después de los 30 uno descubre que son los accidentes los que importan. Llegar indemne y en buena salud al final de la carrera es no haberla corrido. Por eso les deseo por adelantado a Carolina, a Marco y a Angélica la felicidad que se merecen y más."

Rafael Gumucio,
www.lun.cl, Domingo 7 de diciembre de 2003

viernes, 26 de marzo de 2004

El Fantasma de Capri, por Vila-Matas

"Un día de hace años, en el trasbordador que nos llevaba de regreso a Nápoles, tras una breve visita a Capri, recibí una compleja lección literaria por parte del gran escritor vasco Bernardo Atxaga. Es una lección que no he olvidado, la recuerdo muy a menudo cuando escribo. El narrador todavía muy inmaduro que era yo en aquellos días tenía muchos problemas para terminar la novela en la que estaba enfrascado.

Uno de esos problemas se me había vuelto muy serio. Yo quería que en plena narración se me apareciera un fantasma y me revelara de golpe importantes secretos acerca de la verdadera naturaleza de la vida. Pero no sabía cómo hacer verosímil la aparición repentina de un fantasma. Le trasladé mi problema a Atxaga, que me escuchó con paciencia. En un momento determinado, viendo que me alargaba demasiado en la exposición de aquel problema técnico, me interrumpió: "Pero es que es muy sencillo, basta con escribir que se te ha aparecido un fantasma".

Yo quería que en plena narración se me apareciera un fantasma y me revelara de golpe importantes secretos sobre la verdadera naturaleza de la vida. Pero no sabía cómo hacer verosímil la aparición repentina de un fantasma.

¿Así de sencillo era? No tanto como parecía, me dijo entonces Atxaga, pero en cualquier caso se trataba de una solución provisional que siempre funcionaba. No entendí del todo bien estas palabras, he tardado años en entenderlas.
Aquel día, Atxaga, para demostrar lo sencilla y al mismo tiempo compleja que era la solución provisional del problema, se puso a contarme cómo en un libro que precisamente transcurría en la isla de Capri, "La historia de San Michele", se le "aparecía" con asombrosa facilidad al doctor Munthe (en lo más alto de aquella maravillosa isla) una figura grandiosa, envuelta en una gran capa roja, que le señalaba la inmensidad de lo que podía verse desde allí y, con una voz muy cadenciosa, le decía que todo sería suyo si estaba dispuesto a pagar el precio. "¿Quién eres, fantasma de lo invisible?", preguntaba el narrador, el protagonista de aquel fascinante libro. El fantasma contestaba tan tranquilo: "Soy el espíritu inmortal de este lugar. Para mí no tiene significación el tiempo". ¿Y cuál era el precio que le pedía? La renuncia a la ambición de formarse un nombre en su profesión, el sacrificio de su porvenir. "¿Y qué seré entonces?". "Un derrotado de la vida", le respondía el fantasma.

Aquella misma noche, en la soledad de mi hotel de Nápoles, imaginé que yo era un feliz derrotado de la vida, una curiosa variedad de un "escritor superior" que vivía en Barcelona y del que yo era simplemente su sombra. Y después me dormí y soñé que tenía problemas técnicos para que en uno de mis relatos apareciera, sin mayores explicaciones, un fantasma. Y también soñé que entonces trasladaba mis problemas, en lo alto de la isla de Capri, a ese escritor "superior" de Barcelona del que yo apenas era su sombra, y que éste se revelaba como un verosímil fantasma. "Para mí no tiene significación el tiempo", se limitaba a decirme.

Cuando desperté, todavía me sentía asombrado de la facilidad con la que se me había aparecido aquel lejano fantasma barcelonés. Quise asegurarme de que él todavía vivía en aquella ciudad, pero el "escritor superior" ya se había desvanecido y yo ahora estaba a solas conmigo mismo. Era evidente que mi fantasma tenía no sólo una asombrosa facilidad para aparecer, sino también para lo contrario, para desaparecer. Yo creo que las mismas facultades ha tenido siempre mi problema técnico, para el que -ahora lo sé, por fin comprendí lo que quiso decirme Atxaga- no parece tener significación el tiempo y sabe aparecer como problema y desaparecer con la misma facilidad pasmosa de un fantasma. Y la verdad es que nunca, como en la peor de las pesadillas, acabo de resolverlo."
Enrique Vila-Matas Fuente: www.lun.cl

miércoles, 24 de marzo de 2004

POTLATCH INMEDIATISTA, por Hakim Bey



I
"Cualquier número de gente puede jugar, pero el número debe ser predeterminado. De seis a veinticinco parece adecuado."

II
"La estructura básica es un banquete o picnic. Cada jugador debe llevar un plato o botella, etc. en cantidad suficiente para que todo el mundo pueda servirse al menos una vez. Los platos pueden estar preparados o terminarse en el sitio, pero nada debería comprarse ya preparado (excepto vino y cerveza, aunque idealmente estos podrían ser caseros). Cuanto mas elaborados sean los platos mejor. Intenta ser memorable. El menú no tiene por qué dejarse a la sorpresa (aunque ésta es una opción) -algunos grupos pueden querer coordinar sus esfuerzos para evitar duplicaciones o disputas. Quizá el banquete podría tener un tema y cada jugador podría ser responsable de un plato dado (aperitivos, sopa, pescados, verduras, carne, ensalada, postres, helados, quesos, etc.). Sugerencias de temas: Gastrosofía de Fourier, Surrealismo, Nativo Americano, Negro y Rojo (toda la comida negra o roja en honor de la anarquía), etc."

III
"El banquete debería llevarse a cabo con un cierto grado de formalidad: brindis, por ejemplo. ¿Tal vez vestirse para cenar» de alguna forma? (Imagina por ejemplo que el tema del banquete fuese "Surrealismo"; el concepto '"vestirse para cenar toma un cierto significado). La música en directo en el banquete estaría bien, si algunos jugadores se sintieran satisfechos con tocar para los otros como su "regalo", y comer mas tarde. (La música grabada no es apropiada)."

IV
"El propósito principal del potlatch es por supuesto dar regalos. Cada jugador debería llegar con uno o más regalos y marcharse con uno o más regalos diferentes . Esto podría lograrse de varias maneras: (a) Cada jugador lleva un regalo y lo pasa a la persona sentada a su lado en la mesa (o algún arreglo similar); (b) Todo el mundo lleva regalos para todos los demás invitados. La elección puede depender del numero de jugadores, siendo (a) mejor para grupos grandes y (b) para reuniones más pequeñas."

Más informaciones aquí

viernes, 19 de marzo de 2004

Primer Encuentro Nacional de Poetas

Primer Encuentro Nacional de Poetas. Copiapó: Voces Para El Desierto
Destacados poetas nacionales y extranjeros visitarán Copiapó en un encuentro poético abierto a la comunidad.

Los días Viernes 26 y Sábado 27 de Marzo se realizará el Primer Encuentro Nacional de Poetas, "Copiapó: Voces para el Desierto" en El Paseo de la Cultura Julio Aciares de la ciudad de Copiapó. El objetivo de la actividad es acercar la poesía a la comunidad de la Región de Atacama, situándola como una fuente relevante de expresión artística, a través de la participación de exponentes claves a nivel nacional e internacional.

Este evento contará con la participación de los poetas Eugenia Brito, Nadia Prado, Gonzalo Millán, Juan Cameron, Mauricio Redolés, S.J. Villalobos y, desde Argentina, los poetas Diego Muzzio y Adrián Sánchez, los que formarán el grupo de ocho poetas que expondrán sus trabajos en el paseo Julio Aciares, universidades y liceos de Copiapó.

Durante la actividad los poetas intervendrán con sus poemas un objeto creado para el encuentro, el que formará parte de una exposición y, posteriormente, se donará a instituciones de la Región, trabajo a cargo de Luis Albornoz, Productor de Arte del Encuentro.
El evento es organizado y dirigido por la escritora Aída Osses y Beatriz Cabrera, Fundadoras del Colectivo Literario "El deseo de la palabra", en conjunto con la I. Municipalidad de Copiapó. Los patrocinadores son
Consejo Regional de la Cultura y las Artes III Región, Embajada de Argentina y Lan Chile.

Contactos:Aida Osses Herrera :
Directora Encuentro
eldeseo_delapalabra@yahoo.com
052-212039 / 9-8178875

miércoles, 10 de marzo de 2004

Nuestra Vida y Arte

IL CASTRATI


Haber sido unos grandes copiones
Fue lo nuestro. Copiamos en ediciones Urtext
Y lo poco que hicimos, lo hicimos
A expensas de habernos volado la cabeza
Que se nos moría de hambre.

Quisimos ser iconoclastas mitómanos
Lenguas desatadas del porvenir
Pero se nos pasó algo peor:
Seguimos los terribles dictados
De la tontona crítica oficial
La que, con sus buenos oficios
Nos convirtió en perros falderos
Respetuosos de una ya larga tradición
Que venía recién saliendo del horno.
La eunuca, que no hace muchos años
Suprimió las peleas de gallos
Siendo que éramos gallos de pelea.

También no, nuestra monja superiora
Que sabía mucho de vida y arte
Inventó la homilía chilena contemporánea
Y nos dijo que la papa había que buscarla
En las grandes obsesiones religiosas
De los viejos místicos malditos.
No hay que olvidarse que al ateo Borges
Lo agarró la Inquisición un mal domingo
Y le dio cuatro latigazos en la espalda
Contra eso no había nada que hacer
Y entonces todo acto creador
Nos produjo un aburrimiento muy nuevo.

Así, nuestra vida y arte acabó afuera:
El pianista norteamericano Arrau
Los franceses Matta y Raoul Ruiz
El neurocirujano panameño Asenjo
El autopoieta Humberto Maturana
El parisino Marqués de Cuevas
Y otras pastas muy cojonudas.

Pero no se aflijan mis doctos perros
Y chupemos juntos de este gran bombo
Aquí esta noche en el Teatro Municipal.
Pasa, pasa Derrida, estás en tu casa
Aquí no nos cuesta nada hacernos famosos.

Maquieira,
La Tirana

piropos piscoleados desde santa maradona

"El piropo, dulce arte condenado al desprestigio por obra y gracia de indignos representantes de su magia, que no comprenden la inherente belleza de una palabra bien puesta y nunca dicha a destiempo.
Los hay (entre los piropos) los clásicos: "Nena, cuándo será que vea esos zapatitos debajo de mi cama".
Los eternamente románticos: "Mamacita con ese c*, te invito a c*gar a mi casa."
Los retóricos: ella dice "pero estoy con mi novio", usted -todo un galán-retruca "pero nena, si el amor es como el fútbol", entonces ella suspira. sonríe con timidez y dice ,con nervios en la lengua, "pero qué cosas tan tiernas dice... me explica?" usted lo hace "pues es claro, corazón, el que haya un portero no quiere decir que uno no pueda anotar goles".
Los hay hechos a la medida: "Con esa mamá, para qué juguetes." Los culinarios: "Bizcocho, tu con ese jamón y yo con los huevos crudos."
Los sublimes: usted exclama con entonado acento "Tus ojos son como el mar" ella responde a su instinto poetico "oh! le inspiran nostalgias encontradas?" usted da la estocada final "iba a decir hondos, pero me gusta más tu versión".
Los cientificos: "Tus padres son criminales, porque el día que naciste se robaron todas las estrellas del universo para ponerlas en tus ojos.
Los metafóricos: "Morenaza, quisiera meter mi chorizo en tu empanada."
Los inmortales: "En besos, no en razones." (felicitese si sabe quien hizo este ultimo)"

más piropos piscoleados en
santamaradona

viernes, 5 de marzo de 2004

siempre te amaremos diane


keaton1




keaton2



Títulos, por el amigo Dieguez

"Un nombre es lo más importante que uno puede tener", decía la publicidad de un banco (que no pensaba que lo más importante que uno podía tener eran sus ahorros, claro).

Siempre me interesaron los buenos títulos, un buen título me puede. Siempre me pareció una pena que La metamorfosis se llamara así, o que El padrino tuviera ese título tan descriptivo, chato y poco original.

Acá va una lista de títulos que me fascinaron:

Matando enanos a garrotazos, libro de cuentos de Alberto Laiseca.

Que se mueran los feos, novela de Boris Vian.

Retrato de un hombre invisible, primera parte de la novela de Paul Auster La invención de la soledad (que tampoco es un mal título).

Película mala, aburrida, inacabable, film coreano del director Jang Sun-Woo (que dura 144 minutos, pero no es ni malo ni aburrido y, por cierto, tampoco inacabable).

Maldición eterna a quien lea estas páginas, novela de Manuel Puig (La traición de Rita Hayworth también es un gran título).

Menos que cero, novela de Bret Easton Ellis (también Glamorama es un gran título).

La virgen desnudada por sus pretendientes, película coreana del director Hong Sang-Soo.

La vida está en otra parte, novela de Milan Kundera.

Las versiones largas de títulos de películas de Leonardo Favio como por ejemplo Éste es el romance del Aniceto y la Francisca, de cómo quedó trunco, comenzó la tristeza y unas pocas cosas más, o La vida de Juan Moreira, en colores, con sonido y todo. A pedido del cariñoso público.

También están los famosos títulos largos de Lina Wertmüller, como Película de amor y anarquía, o bien "esta mañana a la diez en el prostíbulo de la calle Fiori" o "El fin del mundo en nuestra cama en una noche llena de lluvia" o Hecho de sangre entre dos hombres por culpa de una viuda se sospechan móviles políticos", las tres con Giancarlo Giannini.

Las viejas travestis, libro de relatos de Copi (el autor también tiene una historieta intitulada Las viejas putas).

"", película argentina de Edgardo Cozarinsky.

MMM, MMM, MMM, MMM, corte de difusión del disco God shuffled his feet, de los Crash Test Dummies.

Nueva refutación del tiempo, ensayo de Borges incluído en el libro Otras inquisiciones. ("No se me oculta que [el título] es un ejemplo del monstruo que los lógicos han denominado contradictio in adjectio, porque decir que es nueva (o antigua) una refutación del tiempo es atribuirle un predicado de índole temporal, que instaura la noción que el sujeto quiere destruir. Lo dejo, sin embargo, para que su ligerísima burla pruebe que no exagero la importancia de estos juegos verbales.")

Prólogos con un prólogo de prólogos, libro de recopilación de prólogos de Borges, con un prólogo a los prólogos. (Creo innecesario aclarar que Prólogo de prólogos no es una locución hebrea superlativa a la manera de Cantar de Cantares, Noche de las Noches o Rey de Reyes)
Dieguez
Más disparos calibre 38 por aquí

Michelle Pfeiffer - Makin' Whoopee

El Diario de Melissa


"¿De qué trata? Del diario de vida de esta chica siciliana, escrito entre los 15 y los 16 años. Melissa Panarello (ya se puede decir su apellido, pues el 3 de diciembre pasado cumplió 18 años) reproduce allí no sólo sus pensamientos y fantasías, sino su paulatino despertar sexual, con increíbles vivencias.

He aquí una de las perlas de su diario:

"En mi paladar se han entremezclado hoy cinco gustos distintos, cinco sabores de cinco hombres. Cada sabor es una historia, una porción de mi vergüenza. Estando desnuda en medio de ellos he sentido la pertenencia a un mundo desconocido. Pero después, saliendo de aquella habitación, mi corazón se ha roto en pedazos y he sentido una vergüenza indecible”.
Por ejemplo, cuando un maduro hombre casado le pide a Melissa que lo sodomice vestida como una valquiria de látex. “Lo estaba sometiendo y era feliz”, dice en su diario. En otro de los pasajes un profesor particular la conduce a un festín de parejas veteranas y pudientes.
Retrata entre aventura y aventura un ambiente familiar común y corriente, con una madre que se resiste a envejecer, un padre hipnotizado ante la TV y una hermana que canta las canciones de moda. “Quería demostrar algo -explicó Melissa-. No sé qué. Quizá era un modo de satisfacer mi vanidad femenina. Quería que los hombres me encontraran guapa y que me lo hicieran sentir. Pensé que ofreciendo el sexo habría encontrado alguno que me entendiera o habría hallado el amor. Pero me he encontrado en un laberinto del que no sabía cómo salir".

Lecturas favoritas de Melissa:
Sade, Colette, Anais Nin, Jane Austen, E. Bronte, H. Balzac, Jacques Prevert.
Más de
Melissa aquí, allí y acá


melissa2


Una entrevista a Melissa acá: