sábado, 14 de junio de 2008

A Portland en el 19: El Emperador del Norte

Roberto Aldrich filmó en 1973 una película para la que se había pensado en Sam Peckinpah. Lee Marvin es A N°1, quien se enfrenta a Shak (un genial Ernest Borgnine) en la competencia por hacer el viaje a Portland de polizón en su tren. Keith Carradine, Cigarro, es el padawan nerd, que quiere ser un vagabundo pero desconoce la ética que esto implica. Dylan cantaba por esos años que para estar fuera de la ley se requiere ser muy honesto. A N°1 le decía a Cigarro:
"- No te hospedarás en este hotel, niño. Es mi hotel. Las estrellas, yo las puse allí. Conozco a los presidentes. ¡A todos! Y voy donde me da la gana. Ni al jefe de policía de Nueva York le va mejor. ¡es mi ruta nño! Y no doy lecciones ni acepto socios. ¡Tú no viajarás en ese tren."
Es la época de la depresión de 1933 y Lee Marvin grita arriba del techo de un tren un poemazo en la memorable escena final. Lo mejor que vi en tardes de cine alguna tarde de esas.

El comienzo


El bautizo (y la bautizada)


La batalla final

No hay comentarios.: