viernes, 27 de octubre de 2006

De Guol

wall


El presidente Bush firmó ayer una ley autorizando la construcción de un nuevo cerco de 1200 kilómetros a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos "un regalo preelección a su base conservadora blanca 'duros con la inmigración'", pero es uno que corre el riesgo de alienar a la creciente población latina de Estados Unidos y tensionar severamente las relaciones estadounidenses-mexicanas. La Ley del Muro es un producto relativamente magro de casi un año de debates difíciles sobre el creciente ejército de inmigrantes trabajadores de Estados Unidos, de los cuales entre 11 y 12 millones están en el país ilegalmente.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Gringos racistas