jueves, 2 de noviembre de 2006

Fernando de la Fuente


Este 31 de octubre se cumplieron 10 años del martirio del Hno. Fernando de la Fuente (en la foto), mi profesor jefe de cuarto medio en el Instituto Alonso de Ercilla, de los Hermanos Maristas.

Junto a otros 3 hermanos maristas misioneros en Zaire, fueron unas más de las incontables víctimas de las matanzas que suelen herir ese hermoso continente.

Este religioso español llegó muy joven a Chile y fue profesor en Rancagua, San Fernando y otras ciudades. Recuerdo cuando nos contaba de sus recorridos, grabadora en mano, para registrar y reconocer los idiolectos de distintas zonas del país. Como profesor de Castellano nos repetía, una y otra vez, la frase de Ortega y Gasset: "yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella, no me salvo yo."

El Hno. Fernando, fue mi profesor de castellano, mi amigo y me enorgullece -y desafía- saber que murió intentando salvar nuestra circunstancia, los niños y niñas de África. En estos tiempos de discusión por mejorar la educación, agradezco el regalo de haber conocido un maestro y un mártir, y quiero recordar una muerta tan llena de vida.

3 comentarios:

mauricio rabanal dijo...

GRANDE TODO PORLA FE

leonardo kremer dijo...

Un orgullo

Anónimo dijo...

"Hay Dios mío", que expresión tan imborrable, sonrisa de oreja a oreja y mano en el pecho.

Este es el, mi primo Fernado, sabes que te sigo queriendo un monton. y que siempre estarás con nosotros, en la Cerradilla o en el Otero pero ahí.