sábado, 11 de agosto de 2007

La balada de Cable Hogue

Maquiera le dedico a esta película el poemazo que está justo al medio de Los Sea Harrier (favor no confundir con los Sea Monkeys).
Filmada por
Sam Peckinpah en 1970, está protagonizada por Jason Robards. En varias entrevistas Peckinpah consideraba La balada de Cable Hogue su mejor trabajo.

Como dice Emilio Mtez-Borso en el sitio
Miradas de Cine, "Pensada en forma de elegía nostálgica y tal como su nombre explica, el largometraje es un canto triste, una balada en torno al personaje de Cable Hogue, héroe Peckinpahiano por excelencia, en perfecta armonía con el Pike Bishop de Grupo salvaje, el mismo Mayor Dundee o el Warren Oates de Tráeme la cabeza de Alfredo García (Bring me the head of Alfredo García, 1964), no es más que un marginado voluntario, tozudo y con un código ético y moral propio totalmente alejado del de la sociedad en la que vive pero no por ello peor, sino que en la mayoría de los casos se presenta como alguien más digno que cualquier ciudadano de a pie, siendo la marginalidad un hecho voluntario debido a la incapacidad de encajar en un sitio porque sencillamente el mundo no está hecho para ellos. Cable Hogue se refugia en el desierto porque encuentra agua, pero el desierto es el único lugar donde puede vivir ya que pertenece a él antes que a cualquier sitio. De modo contrario que Hildy, la prostituta que sí conseguirá pertenecer a algo como es la sociedad de San Francisco, aunque donde más pertenezca es al corazón de Hogue y por lo tanto al desierto, Hogue no conseguirá deshacerse de ello ni aunque quiera. Precisamente cuando esté dispuesto a abandonarlo todo para irse con su amada a la gran ciudad, será un elemento del progreso como es un coche, lo que desafortunadamente lo matará quedando anclado a un pasado que no quiere que evolucione con él porque gente como Hogue no tiene cabida en el progreso y del mismo modo que la película, se sitúan en tierra de nadie. A medio camino entre el pasado y el presente aunque más tirando hacia el primero, por la nostalgia de los tiempos vividos, aquellos que fueron mejores. Hogue es la identificación perfecta con Peckinpah. Pertenece a esa clase de hombres auténticos que viven como pueden adaptándose pero amparándose y siendo conscientes de su situación. Son personas duras que no juzgan, entienden. Como en la magnífica secuencia que Hogue recibe a Hildy cuando es expulsada del pueblo por la liga de la moralidad y éste la recibe alegando que cada uno hace lo que puede para vivir. Hildy es otra superviviente que encuentra en Hogue su alma gemela, gente que pertenece a otro lugar, pero sobretodo a otra gente, los de su misma especie. Por eso ambos se enamoran ya que la única felicidad no la encontrarán ella en San francisco ni él en el desierto, la encuentran el uno en el otro y Peckinpah se encarga de que lo entendamos."

2 comentarios:

Baradit dijo...

Hola man, el libro citado es LEVIATAN.

Y la foto que aparece más arriba la tomé y la retoqué digitalmente yo. La máscara tambi´n la diseñé yo a partir de una màscara de filtros y lentes de soldar.

Si quieres puedes ver otras fotos mìas en http://baradito.deviantart.com/
pero tienes que inscribirte para ver el mature content.

saludos y gracias!!

PabloPaul dijo...

Q tal Cienfuegos, gracias por devolver el post. Mira francamente no se dónde está el CERN, me parece haber leído que se encontraba desde Ginebra en dirección a Meyrin (Francia)un poco antes de cruzar la frontera. Juro que si vuelves a Ginebra te consigo hasta la numeración a cambio de un par de fotos. Saludos!