martes, 9 de agosto de 2005

Angel


"Ya no puedo negarle nada a la Cata. Se ha vuelto una viciosa de los mil demonios y sé que tengo algo de responsabilidad en eso. Ahora se le antoja mirar, convertirse en un ángel voyeur y yo le presto alitas impuras para que cumpla con sus instintos. Quiere ver como el Pelao, magnífico ejemplar, me lo mete por el culito angélico y cómo acaba en mi culito angélico. La Cata quiere sacarnos la foto en el momento del orgasmo y el Pelao sale con una increíble cara de huevón y yo con una delicada carita de ángel que ha alcanzado el cielo de la perfección anal. Entonces intentamos otra y le decimos al Pelao:
"- O pones cara de porno star decente o te obligamos a hacer eso que a ti no te gusta hacer y que por cierto falso pudor nos negamos absolutamente a develar a nuestro amables lectores..."


Este post está citado desde
Alas quebradas, "una mujer aparentemente normal que dice ser un ángel en contínua mutación".

No hay comentarios.: